miércoles, 30 de noviembre de 2011

Lo que aprendí del dolor

Una mañana de invierno, entre lágrimas me contaba que se encontraba en un vació, que estaba desesperada, sin opciones e incapaz de todo. La vida no la había tratado bien y las cicatrices de su mirada, no dejaban lugar a las dudas.

Hace tiempo que se cumplió su peor temor. Pero ¿ a quien no se le hizo realidad una pesadilla? Ella, no podía percibir su belleza manchada por el llanto, era como si hubiera permanecido mucho tiempo dormida y al despertar no se encontrara así misma. Amiga mía:

Todos, pasamos por eso alguna vez. En mi caso aunque yo no quisiera tuve que levantar cabeza, hubo personas que me lo pusieron difícil, tampoco estaba especialmente bonita, caminaba sin ilusiones como un cadáver andante. Pero lo que quiero que veas, es que siempre hubo a mi lado gente. No les devolví ni una sonrisa, ni siquiera una mirada, pero estuvieron ahí, a todos les debo las GRACIAS. Hoy, son algunos de mis mejores amigos y amigas, bellas personas que conoces cuando menos lo esperas y por que no decirlo, yo las conocí gracias a las malas circunstancias de aquel momento.

Hoy se muchas cosas, que antes no sabia, soy menos ingenua, he aprendido a valorar las cosas que tengo y que me han costado trabajo conseguir. Ahora he podido conocerme de verdad, limar algunos defectos y ser mejor persona, de alguna manera el dolor me enseñó a ser más tolerante, y aunque con miedo, abro siempre la puerta a todo el mundo, soy justa sin ser imbécil. Es un equilibrio que supe encontrar, el dolor es una respuesta, pero hay que escucharlo, para aprender de él. He conocido buenas y malas personas, de todas he aprendido algo.

Lo que trato de decirte es que nadie puede vivir en una nube eternamente, hay que ver las cosas que no nos gustan y DEJARLAS ESCAPAR para encontrar aquellas que merecen la pena. No tiene sentido teorizar acerca de por que sucede todo lo que no nos gusta, simplemente suceden porque el curso de la vida lleva consigo cosas que tu no puede cambiar, cada familia y cada persona tiene que lidiar con alguna dificultad y cuando aprendes a vivir con ella aparece otra nueva. Son peldaños que subimos toda la vida, sólo se trata de poder mirar atrás y ver que has avanzado, estamos hechos y programados para AVANZAR, el ser humano no nació para ser mediocre. Alguien una vez llego a la luna, yo solo quiero subir este peldaño sin importarme cuantos haya, porque sean los que sean pienso subirlos todos. Y quiero que tú también aprendas a subirlos, cuando te caigas allí estaré yo, pero sólo tú puedes vivir tu vida, tus decisiones son tuyas. Recuerda también que éstas, solo tienen una dirección y es hacia delante, nunca te quedes en el mismo escalón y nunca dejes que nada te haga descender porque si yo se lo que tu vales, tú deberías conocerte a ti misma como yo te conozco a ti. La vida es demasiado complicada como para cargar en tus hombros eternamente una pesada mochila ¿ no crees?

2 comentarios:

Estefanía Escudero Pérez dijo...

ole! me gusta, un texto cargado de positividad, como a mi me mola!:) jajaj

Me alegro que sea así, Fanni:)

LM dijo...

GRACIAS MORENA!;)A veces me sale la vena positiva jajaja :p y por supuesto, siente que va por ti cuando hablo de esas personas que conocí