martes, 22 de marzo de 2011

Con respuestas, pero sin preguntas.


Últimamente estoy abstraída, diría que me viene sucediendo desde siempre con la llegada de la primavera, parece que algunos somos biológicamente sensibles al cambio de estación…pero no es así, ese es el refrán barato que yo utilizo para zafarme de dar respuestas. ¿Qué respuestas?

Lo cierto es que todos tenemos la respuesta a todo, otra cosa es que huyamos de ellas o no queramos mirarlas de frente. Y vivir arrepintiéndonos de no poder ser valientes, parece una opción segura, pero eso y nada es lo mismo.

Me desquicio tratando de buscar respuestas, que desde el principio se que nada tienen que ver con la verdad. Son pequeños placebos que ayudan a tragar saliva y a dar la espalda a lo que de verdad sentimos. Siempre he querido saber que se esconde detrás de una vida de apariencia en la que todas las preguntas están correctamente contestadas, por orden y justo con las palabras que todos quieren escuchar.

Marilyn Monroe, lucía alegre la mayor parte del tiempo, aunque en ocasiones no fuera creíble. La admiro como adelantada a su tiempo que fue, pero apenas consiguió respuestas para sí misma. El nombre de Marylin y aquella sonrisa seductora la persiguieron hasta su muerte. Hoy casi nadie la recuerda quien era Norma Jean, la chica triste que sólo pedía amor.

Quiero pensar que la respuesta no es siempre la desgracia de la pregunta, las normas sociales no tienen por qué cumplirse siempre, de lo contrario no seríamos libres. Dicen que cuando Marylin cantó cumpleaños a Mr President, su esposa Jackie Kennedy guardo la compostura en todo momento, su frialdad podía ser en sí misma una respuesta, verdadera o no, pero una respuesta que ponía puntos suspensivos a la historia entre su marido y la “querida”. ¿Por qué Kennedy abandonó a Marylin? Puede que ella arriesgara demasiado por aquello que quería, todo fue una ilusión, una bonita y breve historia evaporada…

Está claro que lo que no siguió fueron las normas, dejó a un lado los límites y arriesgando mucho por sólo un tiempo con él, si mereció la pena o no, sólo lo sabría ella. Yo ya tengo todo contestado, sólo necesito esperar a que llegué una pregunta.



1 comentario:

La Perfida Canalla dijo...

Es curioso, todos tenemos las respuestas de preguntas que nunca llegan....pero estoy segura de que tu tendras mucha mas suerte...
Por cierto soy Perfida
Un saludo coleguita