sábado, 12 de febrero de 2011

MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES


Un tiempo de “relax” ha sido el mejor detonante para volver a escribir sobre las pequeñas o grandes cosas del día a día, verdades o en este caso mitos:

Está bien tocar el tema, porque el relleno del sujetador al igual que la chulería ayudan en determinados momentos, pero como todo, hay quien no distingue lo que es un “buen uso” de un “abuso”. Al final, resulta que de leyendas no sólo está llena la historia ni sólo de rumores la prensa rosa, mientras falte la sinceridad, seguirá habiendo mucho ruido, pero pocas nueces.

Antes de seguir leyendo, siento poder ofender a alguien si se siente identificado con lo siguiente, tan sólo es una valoración personal, de lo que yo he podido percibir. Empezaremos por una gran leyenda : los HÉRCULES DE PACOTILLA:

Ellos y ellas, saben quienes son, cobardes por naturaleza disfrazan su inseguridad y carencia afectiva con frases hechas y pautas bien aprendidas:

-“Yo…si me interesa llamo al señor/a X ( pagafantas de oficio) que mientras me “tiro” al señor 20 cm, lo tengo contento dejándole que me pague las copas”.- Probablemente mienta y esté sola.

-“Ligo demasiado…y siempre está la “guarra” de turno que se pone pesadita”.- Probablemente ellos han sido los rechazados en un pasado no muy lejano.

Una ventaja es que se cuidan mucho, para “una noche” puede que compense aguantar sus comentarios infantiles (no en todos los casos), pero lo que no es normal es que pueden llegar a engancharse a los anabolizantes y gastar más dinero del que tienen realmente en ropa con la que por un momento se sienten bien pero al fin y al cabo no han solucionado nada, porque siguen siendo una imagen y no una realidad de si mismos. Los reconocerás porque ellos siempre tienen razón, son siempre fuertes, parece que eso de lo humano y las emociones no van con ellos, aspiran a la misantropía, cuando en el fondo sólo son unos “lloricas”, que nunca han tenido el valor de afrontar sus problemas, de ahí su tendencia a culpar a los demás.

En el otro extremo están, los que yo llamo de modo cariñoso “MARCOS” y “HEIDIS”, cuidadito porque Marco y Heidi, no siempre son tan inocentes como los podemos recordar en las imágenes de nuestra infancia, ellos siempre querrán aparentar lo mal que los ha tratado el mundo y victimizarse, usan el chantaje emocional para poder sentir poder, realmente son tiranos. Un ejemplo, para que sepáis a lo que me refiero:

Niñata consentida , sale a tomar café con sus amigas, y mientras comentan el ascenso en el trabajo de una compañera o lo bien que le va en su relación a otra ella se limita a hacer comentarios para que todas se sientan culpables porque a ella que casualidad le va mal:

“No os importo nada, sabéis que estoy mal porque aun no me han subido de los 1000 el sueldo y mi novio conmigo casi nunca tiene detalles, sólo quiere que nos vayamos de viaje por Europa cuando sabe que lo que yo quiero ver es Chicago, y vosotras aquí refregándome vuestros trofeos”.

No importan las circunstancias Marco y Heidi en la vida real solo saben quejarse y poner cara de carneros degollados, afirmando que su vida ha sido más difícil que la de los demás, cosa que no suele ser cierta, porque el que tiene una vida dura, con poco que tenga se termina conformando. Pero en el caso de que lo sea…¿porqué no buscan su propio éxito en vez de esperar a que se lo regale por pena algún inocente? Es cómodo e inteligente poder vivir a costa de ello.

Podríamos dedicarles unas cuantas páginas enteras, pero es peor que se sientan el centro de atención. Y por supuesto no puedo dejar de mencionar a JACK EL DESTRIPADOR (asesino que ni si quiera Scotland Yard pudo desenmascarar) , éste utiliza un modus operandi más sutil, normalmente elige gente que tiene cualidades y cosas que ofrecer, sabe que pueden hacerle feliz, pero sólo pasan a formar parte de su negro historial.

Primero son amables, educados, modestos, divertidos, inteligentes…tienen muchas cualidades y son muy abiertos, pero sólo al principio, porque en cuanto ganan confianza empiezan a jugar. Pueden buscar muchos fines, Jack el Destripador, se llevaba consigo las entrañas de sus víctimas, ellos probablemente buscan robarles algún sentimiento como por ejemplo amor o amistad y con ellos la confianza. ¿Cuál es la contradicción? Pues que cuando más difícil sea obtener aquello que quieren más interesante se vuelve el juego, por tanto una persona que se muestre dura al principio, y que poco a poco valla confiando en ellos, les será más apetecible. Emplean un ciclo de violencia psíquica, criticando todo lo que haces y menospreciandote y después se van con aquello que tu un día les entregaste.

Puede que mis comentarios parezcan mezquinos, no hay que ir con miedo por la vida, yo siempre suelo escribir sobre la parte positiva que tiene lo negativo, pero está claro que no todo el mundo quiere vivir una falsa y que no hay personas malas sino caminos mal trazados. Pero es mejor prevenir que curar y compartir una experiencia, a veces es compartir un consejo.

2 comentarios:

Una Resaca Cualquiera dijo...

Mucho Jack el Destripador hay por ahi
Empieza bien la semana!

Señorita Cris dijo...

Señorita LM no me tiene acostumbrada a tanta negatividad. Pero tienes razón, algún que otro Jack he tenido yo también, otra cosa es el ojo clínico que tenemos para acercarnos a ellos. Que nos gusta el masoquismo...
Me ha gustado mucho esta entrada pero espero leer pronto alguna de los comportamientos bipolares en los hombres :)
un besazo preciosa!